italia
ITALIA
CONTENIDO
     1. ETIMOLOGÍA
     2. HISTORIA
          2.1. ROMA
          2.2. EDAD
                MEDIA

     3. GOBIERNO
    3.1.ORGANIZACIÓN
              TERRITORIAL
     4. GEOGRAFÍA
          4.1.TOPOGRAFÍA
     5. ECONOMÍA
          5.1. TURISMO
     6. DEMOGRAFÍA
          6.1. ÁREAS             METROPOLITANAS
     7. CULTURA
          7.1. PINTURA
          7.2. ESCULTURA
     8. DEPORTES
          8.1. JUEGOS
               OLÍMPICOS   


¡PUBLICIDAD!











Playa de Sorrento en Italia




Crucero por Italia




















1. ETIMOLOGÍA

La palabra Italia designaba en el siglo V a. C., según el historiador griego Antíoco de Siracusa, a la parte meridional de la actual región italiana de Calabria —el antiguo Brucios—, habitada por los ítalos. Dos escritores griegos algo más recientes, Helánico y Timeo, relacionan el mismo nombre con la palabra indígena vitulus ('ternero'), cuyo significado explicaron por el hecho de ser un país rico en ganado bovino.En el siglo I a. C., el toro, símbolo del pueblo samnita sublevado contra Roma, es representado en las monedas emitidas por los insurrectos abatiendo a una loba, símbolo de Roma: la leyenda viteliú (de los ítalos) confirma que vinculaban el nombre de Italia con el ternero-toro.Por otra parte, también es posible que los ítalos tomaran su nombre de un animal-tótem, el ternero, que, en una primavera sagrada, los había guiado hasta los lugares en los que se asentaron definitivamente.

Con el tiempo, el nombre se extendió por toda la Italia meridional para abarcar después toda la península. En el siglo II a. C., el historiógrafo griego Polibio llama Italia al territorio comprendido entre el estrecho de Mesina y los Apeninos septentrionales, aunque su contemporáneo Catón el Viejo extiende el concepto territorial de Italia hasta el arco alpino. Sicilia, Cerdeña y Córcega no pasarán a formar parte de Italia hasta el siglo III d. C., como consecuencia de las reformas administrativas de Diocleciano, aunque sus estrechos lazos culturales con la península permiten considerarlas como parte integrante.

2. HISTORIA

2.1. ROMA

Antigua Roma designa a una comunidad agricultural fundada alrededor del siglo VIII a. C. que se expandió desde la ciudad de Roma y creció durante siglos hasta convertirse en un imperio, que en su época de apogeo, llegó a abarcar desde Gran Bretaña al desierto del Sahara y desde la Península Ibérica al Éufrates, provocando un importante florecimiento cultural en cada lugar en el que gobernó. En un principio, tras su fundación (según la tradición en 753 a. C.) Roma fue una monarquía etrusca. Más tarde (509 a. C.) fue una república romana latina, y en 27 a. C. se convirtió en un imperio.

Al período de mayor esplendor se le conoce como Paz romana, debido al relativo estado de armonía que prevaleció en las regiones que estaban bajo el dominio romano. César Augusto cerró las puertas del templo de Jano, que permanecían abiertas en periodos de guerra, cuando creyó haber vencido a cántabros y astures en el año 24 a. C. Se suele aceptar como fecha de inicio de la paz romana el 29 a. C., cuando Augusto declara el fin de las guerras civiles, y su duración hasta la muerte de Marco Aurelio (año 180).

Con el emperador Diocleciano se reorganizó el Imperio, pero tras Constantino I el Grande no volvió a estar unificado puesto que Teodosio I el Grande lo dividió entre sus dos hijos, Arcadio y Flavio Honorio, adjudicándoles a uno el Imperio bizantino —con sede en Constantinopla— y al otro el Imperio romano de Occidente. Las invasiones bárbaras pondrán fin al Imperio Occidental en 476, dando paso a la Edad Media.

2.2. EDAD MEDIA (S.V al S.XIII)

Los ostrogodos eran un grupo de godos que habían sido sojuzgados por los hunos, pero tras su liberación de éstos, Teodorico el Grande, con la bendición del emperador de Oriente, condujo a su pueblo a Italia en 488. En la península gobernaba el hérulo Odoacro tras deponer al último emperador romano en 476, pero tras una campaña en el norte de la península, Teodorico tomó la capital, Rávena, matando a Odoacro en 493. En 526 la muerte de Teodorico acabó con la paz, heredando Italia su nieto, Atalarico, que murió sin hijos lo que produjo una crisis que llevó al reino a la desaparición.

Bajo Justiniano I, el Imperio bizantino inició una serie de campañas con el objetivo de reconstruir la unidad mediterránea. La debilidad del reino ostrogodo, y los deseos bizantinos de recobrar la ciudad de Roma convirtieron a Italia en un objetivo. En 535 el general Belisario invadió Sicilia y marchó a través de la península, tomando Nápoles y llegando a Roma en 536. Prosiguió hacia el norte y tomó Mediolanum (Milán) y Rávena en 540, y para el 561 había pacificado la zona.

Entre los diferentes pueblos germánicos que habían abandonado su antigua morada para vivir en mejores tierras, se contaban los lombardos, a los que Justiniano I había dejado asentarse en Panonia, a condición de que defendieran la frontera. La presión de los lombardos sobre el Papa hizo que el rey del pueblo franco, Pipino el Breve, realizara entre 756 y 758 repetidas campañas en el norte de Italia. La situación se recrudeció a la muerte de Pipino, pero la reunificación de los francos bajo Carlomagno llevó a una nueva intervención en Italia en el 774. Tras una breve batalla, Carlomagno se hizo con el reino de Lombardía, que, manteniendo su autonomía, se integró en el Imperio carolingio. Entre los siglos X y XIII, ciertas repúblicas marítimas gozaron de una prosperidad económica, gracias a su actividad comercial, en un marco de amplia autonomía política. Generalmente, la definición se refiere en especial a cuatro ciudades: Amalfi, Pisa, Génova, Florencia y Venecia. También otras ciudades del área gozaban de independencia (gobierno autónomo con forma de república oligárquica, moneda, ejército, etc.), habían participado en las Cruzadas, contaban con una flota naval, tenían fundagos, "cónsules de las nationes", que vigilaban los intereses comerciales de sus respectivas ciudades en los puertos mediterráneos, y pueden ser incluidas de pleno derecho entre las repúblicas marítimas. Entre éstas, cabría destacar Gaeta, Ancona, Trani y Noli.

3. GOBIERNO

La política se basa en un sistema republicano parlamentarista con democracia representativa desde el 2 de junio de 1946, cuando la monarquía fue abolida por referéndum popular. El poder ejecutivo está a cargo del Consejo de ministros que están liderados por el jefe de gobierno (Presidente del Consiglio dei Ministri), informalmente llamado primer ministro, uno de los cinco cargos más importantes del país junto a los de presidente de la República, presidente del Senado de la República, presidente de la Camera de diputados y presidente de la Corte constitucional. El poder legislativo está a cargo del Parlamento y del Consejo de ministros. El poder judicial es independiente del ejecutivo y el legislativo. Además, es un sistema multipartidista. En el sur de la península y en la isla de Sicilia, la mafia tiene tanto o más poder que el Estado, llegando a controlar periódicos, jueces y policías. En 1992, el asesinato de Giovanni Falcone, un magistrado que investigaba el crimen organizado, y la subsecuente campaña de manos limpias que se desató conmocionaron a las instituciones italianas, pero tras años de intensas investigaciones, los resultados han sido magros. Sobre el actual primer ministro, Silvio Berlusconi, siempre ha sobrevolado el fantasma de la corrupción, y, sin embargo ha sido elegido en dos ocasiones en su cargo.

3.1. ORGANIZACIÓN TERRITORIAL

La Constitución de la República Italiana organiza el territorio desde 1948 en tres niveles de gobierno local, y declara a Roma como la capital de la República. Tradicionalmente se divide en cinco grandes áreas geopolíticas y en veinte regiones administrativas:

    * Noroccidental: Liguria, Lombardía, Piamonte y Valle de Aosta.
    * Nororiental: Emilia-Romaña, Friuli-Venecia Julia, Trentino-Alto Adigio y Véneto.
    * Central: Abruzos, Lacio, Marcas, Toscana y Umbría.
    * Meridional: Apulia, Basilicata, Calabria, Campania y Molise.
    * Insular: Cerdeña y Sicilia.

De las veinte regiones, cinco (Valle de Aosta, Friuli-Venecia Julia, Sicilia, Cerdeña y Trentino-Alto Adigio) gozan, por motivos históricos, geográficos y étnicos, de autonomía y de un estatuto especial. De ellas, Sicilia adquirió su derecho a un estatuto especial autonómico en 1946 debido a su condición geográfica, étnica y política (preponderancia de un fuerte sentido independentista); las otras adquirieron estatuto propio en los siguientes años: Cerdeña, Valle de Aosta y Trentino-Alto Adigio en 1948, por motivos étnicos y lingüísticos, y en 1963 Friuli-Venecia Julia. La provincia (también provincia, en italiano) es una división administrativa de nivel intermedio entre el municipio o comuna (comune) y la región (regione).

4. GEOGRAFÍA

4.1. TOPOGRAFÍA

El relieve presenta cuatro grandes unidades regionales: al norte, un sector continental dominado por los Alpes; al sur un sector peninsular articulado por los Apeninos; entre ambas está la llanura del Po o Padana; y finalmente las islas volcánicas. El sistema alpino extiende por territorio italiano la casi totalidad de su vertiente meridional. En este gran conjunto montañoso destacan las formaciones calcáreas de los Dolomitas (Marmolada, 3.342 m de altura) y en el sector cristalino, algunas de las principales cumbres de todo el sistema alpino como Monte Rosa (4.634 m) o Cervino (4.478 m). Algunos pasos de montaña (Mont Cenis, Simplon, Brennero) facilitan la comunicación con las regiones vecinas. La región prealpina presenta largos y profundos valles, con numerosos lagos: Garda (370 km²), Mayor, Como, Iseo. Al sur de los Alpes, entre éstos y los Apeninos, se extiende la llanura del Po (el río más largo del país, con 652 km de longitud), fosa tectónica rellenada por los depósitos sedimentarios aportados por los ríos que descienden de los Apeninos y, sobre todo, de los Alpes (Adigio, 410 km; Piave), y que avenan la llanura que se abre al mar Adriático por el litoral noreste de Italia.

El resto de llanuras italianas, aunque numerosas, son de escasa extensión, y se localizan preferentemente en el litoral tirrénico, y algunas formadas por importantes ríos como el Arno o el Tíber. La cadena de los Apeninos constituye la espina dorsal de la península italiana, y en ella se distinguen tres sectores: los Apeninos septentrionales, los de menor altura y de formas más suaves (monte Cimone, 2.163 m); los Apeninos centrales, también denominados Abruzos, que constituyen el techo de la cadena (Gran Sasso d'Italia, 2.914 m), y presentan modelados de tipo cárstico; y por último, los Apeninos meridionales, que tienen su punto culminante en el monte Pollino (2.271 m). En ambas vertientes de la cadena se extienden formaciones de colinas, denominadas Subapeninos o Antiapeninos, destacando las del reborde Oeste, donde se elevan algunos volcanes (Vesubio, monte Amiata, Campos Flégreos).

En el extremo sur de la península Itálica, la isla de Sicilia es considerada una prolongación de los Apeninos (montes Nebrodi, Peloritani, Madonia), destacando el monte Etna, que con sus 3.345 m es el volcán activo más alto de Europa. La isla de Cerdeña es asimismo montañosa (Gennargentu), aunque cabe destacar la llanura de origen fluvial de Campidano, entre Oristán y Cagliari.

5. ECONOMÍA

5.1. TURISMO

El turismo es uno de los sectores con más crecimiento en la economía nacional con 43,7 millones de turistas por año y un total de 42.700 millones de dólares generados, siendo así el cuarto país con más turismo del mundo. Roma, la capital, es uno de los destinos más visitados del mundo, con una media de 7 a 10 millones de turistas al año. El coliseo de Roma con cuatro millones de turistas, es el 37º lugar más visitado del mundo. También se beneficia del turismo religioso y cultural que genera la vecindad a la Ciudad del Vaticano con lugares tan visitados como los Museos Vaticanos o la Basílica de San Pedro. Otros lugares de gran interés incluyen el panteón de Agripa, la fontana de Trevi, la plaza Navona, el foro Romano, el castillo Sant'Angelo o la archibasílica de San Juan de Letrán, éste último soberanía de la Ciudad del Vaticano. El interés cultural del país también se refleja en todos los Patrimonios de la Humanidad de la Unesco que posee, ya que es el país que contiene mayor número de lugares en el mundo con 44.

6. DEMOGRAFÍA

6.1. ÁREAS METROPOLITANAS

Las áreas metropolitanas más grandes de Italia son:


Área metropolitana
Población
Área
(km2)
Densidad
(Personas/km2)
1
Área metropolitana de Milán
8047125
8362.1
965.6
2
Área metropolitana de Nápoles-Salerno
4996084
3841.7
1300.5
3
Área metropolitana de Roma
4339112
4766.3
910.4
4
Venecia-Pádova-Verona
3267420
6679.6
489.2
5
Bari-Tarento-Lecce
2603831
6127.7
424.9
6
Rímini-Pésaro-Ancona
2359068
5404.8
436.5
7
Área metropolitana de Turín
1997975
1976.8
1010.7
8
Bolonia-Plasencia
1944401
3923.6
495.6
9
Florencia-Pisa-Siena
1760737
3795.9
629.8
10
Mesina-Catania-Siracusa
1693173
2411.7
702.1

7. CULTURA

7.1. PINTURA

Los orígenes de la pintura romana se hallan en el arte helenista y sobre todo los mejores ejemplos, se atribuyen hoy a mano griega. Los procedimientos usados en esta pintura debieron ser el encausto, el temple y el fresco. Sus géneros son el decorativo de vajillas y muros, y el histórico y mitológico en los cuadros murales. Se cultivaron con dicho carácter decorativo mural, el paisaje, la caricatura, el retrato, los cuadros de costumbres, las imitaciones arquitectónicas y las combinaciones fantásticas de objetos naturales, constituyendo el género que los artistas del Renacimiento llamaron grutesco, hallado en las antiguas Termas de Tito y que sirvió al célebre Rafael Sanzio como fuente de inspiración para decorar las Logias del Vaticano. Destacó también el arte pictórico de la civilización romana en el procedimiento del mosaico o la miniatura sobre pergamino.

La pintura renacentista llegó a su fase perfecta poco después que su precursora la escultura, es decir, durante el siglo XV en Italia y ya entrado el siglo siguiente en los otros países. En general, el siglo XV es de iniciación y los siglos XVI y XVII lo son de apogeo para la pintura del renacimiento clásico. Algunos de sus pintores más conocidos son: Sandro Botticelli, Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Marco Palmezzano, Andrea Mantegna, Cariani o Rafael Sanzio. Pero en Italia, se inicia ya la decadencia poco después de mediado el siglo XVI por querer los artistas imitar las obras de los grandes maestros anteriores. La decadencia total en los diferentes países corresponde al siglo XVIII siguiéndole cierta restauración a finales de dicho siglo.

7.2. ESCULTURA

La escultura de Roma, lo mismo que la arquitectura, es original, pero en ella pesan mucho las aportaciones formales etruscas y griegas (helenísticas), siendo de hecho buena parte de la producción escultórica romana copia de originales griegos. Se conservan muchas esculturas romanas, hechas preferentemente en mármol y en menor medida en bronce u otros materiales como el marfil, si bien parte de ella está dañada.

Son frecuentes el retrato y el relieve histórico narrativo, en los que los romanos fueron grandes creadores. Hay también muchas esculturas de emperadores romanos.

La escultura del Renacimiento clásico se reconoce por dos principios fundamentales: el estudio e imitación de la Naturaleza y la adopción de las formas y maneras clásicas de Grecia y Roma para la interpretación de la misma Naturaleza en el terreno plástico. Así logró interpretar la Naturaleza y traducirla con libertad y soltura por medio del pincel y el escoplo en gran multitud de obras maestras. Lorenzo Ghiberti, Donatello y Luca della Robbia, con los discípulos del segundo Verrocchio y Antonio Pollaiuolo, constituyeron la llamada escuela florentina, al mismo tiempo que Jacopo della Quercia formaba en Siena la escuela sienense. También destaca Miguel Ángel, que resume en su persona casi todo el arte escultórico de su época en Italia (1475-1564). A esta misma época de apogeo en el estilo renacentista pertenecen: Benvenuto Cellini, Jacobo Tatti, Pedro Torrigiani, Leone Leoni y Pompeo Leoni. El periodo neoclásico o de restauración greco-romana comienza con el último cuarto del siglo XVIII, iniciándose por el escultor Antonio Casanova (1757-1822).

8. DEPORTES

8.1. ITALIA EN LOS JUEGOS OLÍMPICOS

Está representada por el Comité Olímpico Nacional Italiano. Su capital, Roma, fue sede de los Juegos Olímpicos de Verano en 1960.


- MEDALLAS

Juegos Oro Plata Bronce Total
29 Bandera de la República Popular China Pekín 2008 8 10 10 28
28 Bandera de Grecia Atenas 2004 10 11 11 32
27 Bandera de Australia Sídney 2000 13 8 13 34
26 Bandera de los Estados Unidos Atlanta 1996 13 9 13 35
25 Bandera de España Barcelona 1992 6 5 8 19
24 Bandera de Corea del Sur Seúl 1988 6 4 4 14
23 Bandera de los Estados Unidos Los Ángeles 1984 14 6 12 32
22 Bandera de la Unión Soviética Moscú 1980 8 3 4 15
21 Bandera de Canadá Montreal 1976 2 7 4 13
20 Bandera de Alemania Múnich 1972 5 3 10 18
19 Bandera de México México 1968 2 4 8 14
18 Bandera de Japón Tokio 1964 10 10 7 27
17 Bandera de Italia Roma 1960 13 10 13 36
16 Bandera de Australia Melbourne 1956 8 8 9 25
15 Bandera de Finlandia Helsinki 1952 8 7 4 19
14 Bandera del Reino Unido Londres 1948 8 12 9 29
11 Bandera de Alemania Berlín 1936 8 9 5 22
10 Bandera de los Estados Unidos Los Ángeles 1932 12 12 11 35
9 Bandera de los Países Bajos Ámsterdam 1928 7 5 6 18
8 Bandera de Francia París 1924 8 3 5 16
7 Flag of Belgium (civil).svg Amberes 1920 13 5 5 23
5 Bandera de Suecia Estocolmo 1912 3 1 2 6
4 Bandera del Reino Unido Londres 1908 2 2 0 4
2 Bandera de Francia París 1900 2 2 0 4
1 Bandera de Grecia Atenas 1896 0 0 0 0
Total 189 156 173 508




Santa María de Fiore de Florencia.





Cúpula de Santa María de Fiore.





Panteón de Agripa.





Catedral de Milán.





Mole Antonelliana de Turín.





Plaza del Duomo y galerías de Vittorio Emanuele, en Milán.





Arco de Severo Séptimo.





Plaza de San Pedro en Roma.





Basílica de San Marcos de Venecia.





Vista nocturna de Nápoles.





Torre de Pisa.





Monumento Victoriano.




Escalera helicoidal.



Esculturas y pinturas del Museo de Florencia.